Ya me recuperaré si me da la gana

Nadie se acordará de ti.
Nadie leerá lo que escribes.
Nadie escuchará lo que compones.
Nadie pagará por ti. 

Nadie sentirá lo que tú sientes.
Nadie se agarrará a las sábanas como tú lo haces.
Nadie te entenderá.
Nadie sabrá qué piensas.

Nadie sonreirá al verte feliz.
Nadie tocará el cielo por ti.
Nadie llenará su espalda con tus errores.
Nadie pesará tus dudas.

Nadie fingirá dolor cuando tu dolor le colme.
Nadie besará tus dedos llenos de caricias.
Nadie bailará cuando te muerdas las uñas.
Nadie pondrá un cojín en tu cuello.

Nadie irá a buscarte a donde te perdiste.
Nadie correrá tras de ti cuando las dudas te despellejen. 
Nadie compadecerá tus lágrimas.
Nadie empuñará sus ideas por las tuyas.

Nadie conseguirá encontrar el mapa del tesoro.
Nadie respaldará tus opiniones.
Nadie conducirá kilómetros para verte.
Nadie pondrá el dinero que falte para pagar la cuenta.

Nadie regalará consuelo a cambio de nada.
Nadie aplacará la angustia que se queda en el cuerpo tras un corazón roto.
Nadie dudará de tu arrogancia.
Nadie jamás será alguien.

Vivre sa vie

Vivre sa vie

Y cuando las personas te rompen, te descomponen y te rasgan los vestidos, no subas a una roca a gritar bien alto. Eso sólo ocurre en las películas.

El eco del mundo me gritará que debo levantarme. El ruido de la ciudad susurrará círculos en miniatura con manuales de supervivencia. Querré estar jodida, pero intentaré coger la armadura de caballero para poder pelearme con monstruos y fantasmas y, probablemente, una vez muertos, olvide quitármela.

Godard

Pierrot le fou

Lo cierto es que podemos matar a los fantasmas y hacer que se vayan de debajo de la cama. Podemos. Pero no podremos quitarnos la armadura. Quitarse la armadura es fácil. No, no, tú no sabes lo que dices.  Tendemos a pensar que sólo la necesitaremos unos minutos y, entonces…los minutos se convierte en eternidad. Porque estamos dolidos, hechos trizas y pensamos que la armadura nos aleja del dolor. Necesitamos una armadura porque nos han jodido el corazón, las entrañas y los sentidos y pensamos que con ella puesta estaremos a salvo. Pensamos que comprando una, o alquilándola o pidiéndosela prestada a un amigo (como si éste fuese a querer…), estaremos a resguardo. No queremos reconocer que ahí dentro hace mucho frío. Vaya, joder, la manta se ha quedado fuera. Creemos que con una decepción es suficiente. Creemos que con un amor roto y hecho pedazos basta. Y nos ponemos la armadura. Y, teóricamente, jamás volveremos a estar dolidos. Jamás volveremos a ser perseguidos por pequeños monstruos aniquilados en el pasado. Pero la armadura no sirve para nada. No hay nada que nos libere del dolor que dan las despedidas y las decepciones. El sarcasmo, la frialdad, poner cemento entre caricia y caricia…solo ralentizan un proceso del que nadie está a salvo. Cada persona que nos permitimos querer no es más que otra futura pérdida. A veces nos encontramos delante de una persona con la que hemos compartido infinidad de sexo oral o de charlas y uno se siente vacío. Ya no es la misma persona. Está ahí, mirándote, acariciándote las tetas y ya no sientes el calor de antes. Estás bien jodido. Es una despedida más. A veces duele tanto cuando te dan la patada como cuando la tienes que dar tú. Porque esperar caricias y besos y abrazos y sonrisas de las personas nos hace pequeñitos e indefensos. Nos hace vulnerables. Lo realmente pobre de toda esta historia sería no sentirse humillado con cada desilusión.

Vivre sa vie
Amar sin medir las distancias. Amar sin medir las preocupaciones. Amar como cuando eras bien canijo y le dabas un abrazo a tu madre sin preocuparte por quién mirase. Amar sin armadura. Necesitamos amar a las personas, sean quienes sean, para poder sentir el dolor pues sólo con el dolor nos sentiremos vivos.  Y si nos hacemos pedacitos, pues nos hacemos pedacitos. Y ya nos recompondremos. Si nos da la gana.

Anuncios

3 pensamientos en “Ya me recuperaré si me da la gana

    • Tienes mucha razón. Tenía en mente subir alguna de Una mujer es una mujer pero al final me decanté por otra y ni cuenta me di al ponerle el título. Muchas gracias 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s