La resaca que deja la arena aunque usted no vaya a la playa

Voy a morderte las ganas de no hacer nada. Voy a quedarme quieta mientras me bajas las bragas y ni siquiera gimotearé. No me resistiré cada vez que desees comerme el coño y mucho menos diré que no te haré una mamada. Sabes que nunca puedo resistirme a ese placer. No cantaré versos que no puedo entonar y dejaré que los rayos de sol me enamoren sea el día que sea. Cumpliré lo que no está escrito y juro no ponerte trabas para conquistarme. Prometo ser una mujer y dejar de ser esa niña que tanto me criticas. Si pudiese besarte, lo haría constantemente sólo por diversión. Nunca te querré. Prometo mentirte y no decir nada. Prometo mandar a la mierda los valores morales por los que se rige el Universo. Juro no ser buena persona. ¿Qué es eso de ser buena persona? Tu edad y la mía no tendrán nada que ver en las decisiones del día a día. Acércate, voy a hacerte cosquillas.

Veronica

Ya es hora de parar el tic-tac del reloj.

¿Cuántos amores inolvidables habremos vivido? ¿Cuántas personas habrán pasado por nuestra vida dejando huellas difíciles de borrar? ¿Cuántas veces habremos dicho eso de este nuevo curso me pongo las pilas de verdad? O, por ejemplo, ¿cuántas veces nos habremos repetido ante el espejo que no volveríamos a cometer los mismos errores? Cada nuevo empezar es un nuevo aprenderé de mis errores, haré caso a cada manual de supervivencia, no me dolerán las despedidas y, sobre todas las cosas, seguiré disfrutando de aquello que me hace feliz en la mejor etapa del año: el verano, o lo que es lo mismo, las vacaciones.

Cada nuevo empezar es pensar que no dejaremos de lado el tiempo para respirar. No lo entienden, yo no quiero respirar. Ojalá tuviese la valentía para dejarme atosigar por proyectos nuevos. Ojalá tuviese la valentía para cumplir cada uno de ellos. Pero este año, sí. ¡Coño! Ni que estuviéramos a 31 de Diciembre. Pero no soy yo. Es el ser humano que por norma general espera a cada primero de mes, a cada lunes, a cada primer día del año para echarle huevos a la vida. Ya me dirán ustedes, si saben (ojalá puedan) porqué hacemos esto. ¿Por qué demonios no esperamos a un miércoles para empezar a emborracharnos de promesas cumplidas? A la mierda. Mañana es jueves y empezaré a tachar frases en mis listas. ¿No tienen una lista? Yo hago listas. Listas con películas que tengo que ver, listas con libros que tengo que leer, apunto en la agenda ideas con las que quiero empezar y anoto en una pequeña libretita títulos para mis escritos de andar por casa.

Bleu

Siempre digo lo mismo. Otro verano que pasa ante mí y sigo sin conquistar el mundo. Sí, ya van más de veinte veranos y aquí seguimos: de piernas cruzadas. Bueno, para qué mentirles. De piernas cruzadas… no mucho. Y tan a gusto. El verano está hecho para beber despedidas y atragantarse con amores tardíos. El verano está puesto en el calendario para cavilar sobre qué hacer con nuestros pasos. ¿A dónde les llevarán este nuevo empezar? Cada primero de Septiembre es un renacer. A veces andamos sobre lo caminado para deshacer los pasos y volverlos a andar aunque no siempre se tenga esa opción. Otras veces cogemos carrerilla y seguimos adelante con proyectos nuevos.  Cuando uno no está seguro, lo mejor es quedarse quieto y observar. Sólo con observar uno es capaz de recibir el mejor sexo oral que se haya podido tener. Es muy curioso esto. El sexo oral es alimento para el alma, rejuvenece el espíritu. Cualquier tipo de sexo pero que, vaya, hablábamos del verano.

¿Cuántos besos perdidos se habrán quedado envueltos en la toalla? ¿Cuántos polvos rechazados estarán deseando ser retomados? Yo no les voy a decir lo que tienen que hacer. Ya son mayorcitos para saber que la vida hay que vivirla aunque sea a rastras, sin saber a donde ir y que las oportunidades están hechas para ser rechazadas. Suelen volar como pájaro recién liberado pero, a veces, podemos atrapar alguna y guardarla en una cajita. Tratarla con mucho mimo y saber que si la tenemos, debemos alimentarla.  Si tienen alguna oportunidad, denle amor.

El verano finaliza y con ello nuestras motivaciones. Se acabaron las cañas con los amigos en cualquier terraza mediocre. Se acabaron las tardes en la playa hasta que el sol se ponga, se acabó salir sin chaqueta y no necesitarla durante toda la noche. Es triste, señores. Pero no es triste que finalice el verano, es triste que sólo sepamos disfrutar de estos tontos placeres en una época tan corta del año.

veronique

Me niego a decidir que sólo viviré durante una etapa del año y que el resto de meses serán de paso. Pero…¡qué carajo sabré yo lo que es esto de vivir! ¿Lo saben ustedes?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s