Pez sin agua

No pudo evitarlo y tampoco quiso. Le pasó otra vez como le pasa siempre. De sus dedos largos y finos, de su mirada insultante, de su cuerpo desnudo, de sus tímidas caricias. De las ganas de no llevar nada más que sentimientos. De la oscuridad de las palabras, del día que viene y se va. Del mañana no seremos pero hoy somos el todo que siempre quisimos.

Se enamoró. Otra vez. Como siempre. Y dio vueltas en su cama intentando no responder lo que ya sabía. Que le quiso como a todos y nunca lo dijo. Como a todos de manera diferente.

Le amó nadando en mareas que dejan en la orilla recuerdos y fantasmas. Se ahogó de tanto nadar y se volvió pez sin agua por tanto amar sin palabras que pronunciar. Ni actos. Ni nada. Le amó sin nada y le echa de menos porque nunca fue y jamás será.

Pero si no hay retorno jamás hubo amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s